Catabolismo proteico en el Fitness

category

nutrición-y-dietética senovilla75

author

Víctor Senovilla

El concepto del catabolismo proteico es una de los más incomprendidos e ignorados en el mundo del Fitness.

O al menos pertenece al campo del conocimiento sesgado, a medias, es decir inservible para la práctica.

Se percibe, por parte de los deportistas de esta disciplina, que el catabolismo proteico-muscular se produce cuando transcurren tres horas sin tomar alimentos de origen proteico. En cambio, se ignora cuando pasan días sin el suficiente aporte de carbohidratos y/o grasas. Algo así como “mientras me asegure una buena dosis y frecuente de proteína mis músculos estarán a salvo”.

Fuel-Metabolism-in-Prolonged-Fasting-What-Happens-when-You-Stop-Eating-1

La realidad es que, en ausencia del suficiente aporte energético, como sucede en las dietas hipocalóricas o muy restrictivas en hidratos de carbono y/o grasas, nuestro cuerpo ”echa mano de todo lo posible” para mantener la homeostásis de la glucosa, y así poder alimentar a nuestro ordenador central, el cerebro, así como a otros componentes biológicos.

En ese constante mantenimiento del nivel de glucosa en sangre (glucemia),  cuando los hidratos de carbono escasean, es el glucógeno almacenado y su degradación (glucogenólisis), o bien la habilidad del cuerpo para formar glucosa a partir de otros intermediarios que no son los hidratos de carbono (gluconeogénesis), como el lactado, glicerol y a-cetoácidos derivados de los aminoácidos, los que procuran el suministro.

El glucógeno se agota rápido, en apenas un día o tras un par de entrenamientos de fuerza sin que exista reposición posterior, por lo que el suministro de glucosa comienza a restablecerse gracias a las proteínas ingeridas o gracias a la degradación de las mismas, de procedencia tisular del músculo esquelético, el tan apreciado músculo en el Fitness.

En este punto alguien se preguntará ¿y la grasa? ¿Por qué no se utiliza la grasa? 

Si, se utiliza, pero no es capaz de aportar glucosa, acetil-CoA no puede revertirse a piruvato, o lo que es lo mismo carbohidratos en grasa sí podemos convertir pero viceversa no es posible.

En esa configuración nutricional particular en la que se ingiere mucha proteína y cantidades insuficientes de carbohidratos y grasas se produce una degradación de los aminoácidos, procedentes de la lísis de las proteínas, y posterior reconversión en glucosa, después de un proceso que se conoce como desaminación, es decir ruptura de la estructura del aminoácido para que el nitrógeno que contiene sea expulsado mediante el ciclo de la urea (de ahí la urea alta cuando se consume mucha proteína); mientras que los esqueletos carbonados, el restante, se dirija al ciclo de los ácidos tricarboxílicos para tal fin. 

El proceso de desaminación se ve, a su vez, favorecido cuando la cantidad de proteína en la dieta es alta.

De forma contraria, el entrenamiento de fuerza produce una importante degradación proteica, pero gracias a esto posteriormente se provoca un aumento de la síntesis proteica.

Cuando el aporte de carbohidratos es bajo y sostenido la gluconeogénesis aumenta, aumenta la síntesis de las enzimas clave en el proceso, aumenta la concentración de efectos alostéricos, en resumen, se produce una potenciación de la ruta bioquímica, por lo que tomar más proteína solo desemboca en “quemar más proteína”. Y esto es así porque el sistema nervioso, el cerebro y los glóbulos rojos se alimentan casi exclusivamente de glucosa y necesitan un flujo constante.

El balance de nitrógeno determina si la ingesta de nitrógeno, procedente de las proteínas cómo se comento con anterioridad, es inferior, igual o superior a la excreción del mismo. 

Por entenderlo en términos sencillos, si la ingesta proteica es pobre o insuficiente el balance será negativo (aunque con excepciones como ahora veremos), si es igual a las necesidades de síntesis y regeneración estará en equilibrio y si es superior a la excretada por orina, heces o sudor será positiva.

Pero no siempre sucede esto, podemos estar ingiriendo unas cantidades elevadas de proteína, como sucede en muchas dietas hiperproteicas e hipocalóricas para mejorar la composición corporal, pero si existe un aporte insuficiente de otros nutrientes energéticos podemos estar catabolizando estas proteínas, sin que cumplan sus funciones de síntesis y regeneración. Y esta sí que pudiera ser una situación frecuente de catabolismo proteico, y no el no ingerir proteínas cada 3 horas, como se piensa.

Entonces ¿por qué si no consumimos carbohidratos el músculo no termina consumiendose por completo? 

En primer lugar la pérdida de masa muscular tendría unas consecuencias devastadoras en el organismo, es más, cierto nivel de pérdida de masa muscular además de comprometer la funcionalidad cinestésica y biomecánica reduce los requerimientos energéticos basales.

Cuando la glucosa en sangre disminuye, y para evitar la degradación de proteína del tejido en exceso, la gluconeogénesis se reduce y comienza a activarse el metabolismo de las grasas, aumentando la concentración de acetil-CoA. 

Esta acetil-CoA, molécula central del metabolismo de los nutrientes, proveniente del glicerol, ve comprometida su degradación para la obtención de energía por la falta de oxalacetato, fruto de un insuficiente aporte de glúcidos. 

Es resumen, la quema grasa se ve comprometida sin un aporte suficiente de carbohidratos.

La acumulación hepática de acetil-CoA, en ausencia de oxalacetato proveniente de la glucosa deriva a la síntesis de cuerpos cetónicos pasada un tiempo.

Esta situación fisiológica, que modifica la utilización de glucosa en favor de otros combustibles se denomina cetosis. En la cetosis tras varios días sin el suficiente consumo de glúcidos (menos del 10-15%), la glucosa es sustituida por cuerpos cetónicos.

Estos son acetoacetato y ß-hidroxibutirato, al que faltaría añadir la acetona que se produce en menor cantidad y no se utiliza como combustible, exhalándose (típico aliento de alguien que está en cetosis).

Esta vía de obtención de energía intenta preserva el funcionamiento del cerebro además de la integridad tisular del músculo esquelético.

Alguno puede pensar que es una tarea sencilla mantener un cetosis pero en realidad muy pocas personas mantienen un estado cetósico íntegro. 

Lo que se ve en la práctica son personas que no comen los suficientes glúcidos durante algunas horas o días y después la ansiedad aumentada o la propia necesidad energética reclama un aporte de glucosa, generalmente en forma de azúcares simples, con lo que el cuerpo solo hace que entrar parcialmente en cetosis y salir. 

Añadido a esto en una dieta cetogénica es necesario aportar un alto contenido en lípidos, en torno al 70-80%, cosa que tampoco se lleva a cabo en las dietas no controladas y basadas en la restricción.

Por último y no menos importante, agotar el glucógeno muscular o no disponer del suficiente durante un entrenamiento de fuerza es comprar una entrada para activar la gluconeogénesis a costa de los aminoácidos presentes en el músculo, y es que el sistema nervioso central necesita glucosa para su funcionamiento y si el sistema nervioso central se ve comprometido no hay rendimiento deportivo.

Resumiendo: tomar barra libre de proteínas, sin tener un aporte adecuado de lípidos y glúcidos, pensando que esto favorece el anabolismo, es un error. El catabolismo proteico se verá incrementado por un exceso de ingesta proteica. 

Segundo, el concentrado de suero (whey protein) es un suplemento dietético muy caro para el mantenimiento de la glucemia, cuando en realidad lo que necesitamos es, por ejemplo, fruta, patata, legumbre, arroz o pan integral.

Tercero, los hidratos de carbono son necesarios para la correcta metabolización de las grasas, aunque tal vez las guías actuales tengan que revisar el contenido porcentual dentro de una dieta equilibrada.

Cuarto, es posible someterse a una dieta cetogénica con éxito, bajo dos supuestos, primero el control y supervisión de un profesional o bien un conocimiento profundo de la nutrición y las necesidades nutricionales particulares; y segundo ser consciente que actualmente, este tipo de dieta, puede entrar en conflicto con una vida social en la que se suceden eventos relacionados con la comida y la bebida.

Abrazos.

los-carbohidratos

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

S75 en Twitter

Diferentes tipos de series en el entrenamiento de fuerza. ¿Se interpretan correctamente?¿Se aplican bien en la prác… https://t.co/JWZ8cVueo0

Read More

Nuevas tendencias del fitness para 2018 según la ACSM. El HIIT sigue su ascenso imparable hasta colocarse en el nº1 https://t.co/5csyYmhFXj

Read More

¿Dieta 70% y entrenamiento 30%? https://t.co/3HoYVS7jfY

Read More

Os dejo mi post sobre la lógica, un concepto mal entendido en el fitness: https://t.co/MJkVerrUSD

Read More

1er día de trabajo con los chicos del  @Chami_Rugby , conociendo la importancia de la hidratación y correcta alimenta… https://t.co/vUm79oeX5B

Read More

Busca el producto, nutriente o principio activo

Categorías de productos

NEWSLETTER S75