HOMEOSTASIS, ELECTROLITOS Y BEBIDAS EN LA PRÁCTICA DEPORTIVA

category

nutrición-y-dietética senovilla75

author

Víctor Senovilla

Diferencias entre bebida energética, bebida isotónica y bebida estimulante.

Una bebida estimulante tiene como función principal aportar una o varias sustancias estimulantes del sistema nervioso central que favorezcan la atención, la coordinación o el rendimiento. Al mismo tiempo, este tipo de bebidas favorecen la diuresis y, por lo tanto, una posible deshidratación. No obstante, dosis elevadas pueden perjudicar el desarrollo de actividades físicas de duración prolongada o aquellas que se desarrollen en situaciones climáticas de elevada humedad y/o temperatura. Por eso la importancia de manejar las dosis adecuadas en este tipo de eventos (por ejemplo, con la suplementación con cafeína).

Las bebidas energéticas, como su nombre indica, aportan energía en forma de glúcidos fácilmente asimilables y cuya función es la reposición de glucógeno muscular.

Bebida isotónica, es decir en una concentración de solutos equivalente a la encontrada en el organismo, es aquella destinada a mejorar o promover la hidratación junto con la reposición de electrolitos perdidos durante la actividad física. Este tipo de bebidas pueden además contener cantidades no despreciables de glúcidos que pudieran antagonizar con la propia intención de reposición hídrica. Por lo tanto, la bebida isotónica aumenta la hidratación y la reposición electrolítica en mayor medida que el consumo de solo agua o de soluciones hipertónicas.

La recomendación de valores cercanos de concentración al 10 – 12% de glúcidos en bebidas deportivas responde, en primer lugar, a una posible reducción de las tasas de vaciamiento gástrico a medida que se supera ese porcentaje, produciéndose de esta forma un enlentecimiento de la disponibilidad de glucosa y de agua. Por otro lado, se ha observado que los diferentes tipos de proteínas transportadoras de la membrana tienden a saturarse superado este 8 – 10% de contenido glúcido. Si bien, parece ser que la mezcla de diferentes tipos de glúcidos, como puede ser la glucosa y la fructosa, prolonga la saturación de las proteínas transportadoras de membrana, debido a que cada una de ellas utiliza un mecanismo de transporte diferente (GLUT4 y GLUT5).

La deshidratación y el ejercicio intenso. Homeostasis.

Durante la realización de ejercicio físico a determinadas intensidades se produce de forma continuada y exponencial un aumento de la temperatura corporal. El mecanismo por el cual el organismo devuelve la homeostasis térmica es la sudoración, mediante el uso de los líquidos corporales. Homeostasis, término acuñado por Walter Cannon en 1930, del griego “igual” y “constante”, se refiere a los procesos utilizados por los seres vivos en el mantenimiento de unas condiciones estables que garanticen la supervivencia. De esta manera el cuerpo mantiene constantes su temperatura corporal, contenido de agua, sodio, glucosa, proteínas, ácidos grasos, calcio u oxígeno en el plasma.

Esta pérdida de fluidos, si se produce por un periodo de tiempo prolongado o bajo condiciones climáticas de humedad o altas temperaturas, puede conducir a una deshidratación, que a expensas de reducir el rendimiento deportivo puede comprometer también la salud del deportista cuando las pérdidas de peso corporal son superiores al 6%.

Electrolitos y presión osmótica.

Los electrolitos son sales minerales que se encuentran disueltas en los fluidos corporales y que están dotados de carga eléctrica. Aparecen así en forma de aniones, como el cloruro (Cl-), sulfato (SO42-), bicarbonato (HCO3) y fosfato (H2PO4-), encargándose de la regulación de la acidez del medio a través del pH y en forma de cationes como el sodio (Na+), potasio (K+), calcio (Ca2+) y magnesio (Mg2+), regulando estos el equilibrio osmótico.

Osmosis es el flujo de agua a través de la membrana semipermeable, desde el compartimento donde la concentración de solutos es más baja al compartimento donde esta concentración de solutos es más alta. La presión osmótica es la fuerza necesaria para evitar esta osmosis, es decir, detener el flujo de agua, determinando así el movimiento a través de los compartimentos.

Electrolitos eliminados en la sudoración.

Los principales electrolitos eliminados en la sudoración son el sodio, el cloruro, el potasio, magnesio y calcio. En menor medida se pierden otros minerales como zinc y hierro. Además de ellos una gran cantidad de agua, entendiéndose de esta forma que el sudor es hipotónico.

Recomendaciones para diferentes actividades físicas.

Para ejercicios de intensidad moderada inferiores a una hora es suficiente con el aporte de agua a temperatura entre los 10 y 15ºC que responda a las necesidades propias de la sed. Cuando se realizan ejercicios de intensidad elevada y más allá de los sesenta minutos es necesario el aporte de bebidas con carácter isotónico y energético. Estableciendo los límites de solutos de sodio y glucosa.

Para ejercicios de fuerza o esfuerzos intermitentes de alta intensidad puede ser de ayuda una bebida estimulante que contenga una cantidad aproximada de entre 80 y 200 mg de cafeína al comienzo de la actividad. Este tipo de bebidas pueden aumentar el rendimiento, la coordinación y la concentración en las tareas propuestas. Esto no exime de una buena hidratación, regular, durante los descansos entre las series ejecutadas.

El consumo excesivo de estimulantes puede provocar además de un aumento de la diuresis, trastornos gástricos y deshidratación.

Al mismo tiempo no son recomendables las bebidas gaseosas ya que pueden disminuir el pH plasmático y aumentar la acidificación del medio, promoviendo de esta forma una fatiga prematura.

Bibliografía

  1. Scientific American. (2017). What is Homeostasis? New York, EU. Recuperado de: https://www.scientificamerican.com/article/what-is-homeostasis/
  2. Gisolfi, CV. (2012). Ejercicio, absorción intestinal y rehidratación. PubliCE. https://g-se.com/ejercicio-absorcion-intestinal-y-rehidratacion-692-sa-957cfb2717647b
  3. Aragón Vargas, LF. (1996). Hidratación para la actividad física. Repositorio Institucional de la Universidad de Costa Rica.
  4. Meyer, F., Bar-Or, O., MacDougall, D., & Heigenhauser, G. J. (1992). Sweat electrolyte loss during exercise in the heat: effects of gender and maturation. Medicine and Science in Sports and Exercise, 24(7), 776-781.
  5. Jiménez, A. (2007). Entrenamiento personal: bases, fundamentos y aplicaciones. 2ª edición Barcelona: Editorial INDE.
  6. UD3. (2017). Fisiología celular. En: Grado Nutrición Humana y Dietética. Biología. Burgos: Universidad Isabel I.
  7. Anta, R. M. O., & Marcos, A. M. R. (2006). Nutriguía: manual de nutrición clínica en atención primaria. Editorial Complutense.
  8. Baker A. Medicina del Ciclismo. 1ª edición. Barcelona: Editorial Paidotribo; 2002
  9. Jeukendrup, A. (2011). Guía para la práctica de nutrición deportiva. Madrid: Ediciones Tudor S.A.
  10. Burke, L. M., Hawley, J. A., Wong, S. H., & Jeukendrup, A. E. (2011). Carbohydrates for training and competition. Journal of sports sciences, 29(sup1), S17-S27.
batido-isotónico-1

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

S75 en Twitter

Diferentes tipos de series en el entrenamiento de fuerza. ¿Se interpretan correctamente?¿Se aplican bien en la prác… https://t.co/JWZ8cVueo0

Read More

Nuevas tendencias del fitness para 2018 según la ACSM. El HIIT sigue su ascenso imparable hasta colocarse en el nº1 https://t.co/5csyYmhFXj

Read More

¿Dieta 70% y entrenamiento 30%? https://t.co/3HoYVS7jfY

Read More

Os dejo mi post sobre la lógica, un concepto mal entendido en el fitness: https://t.co/MJkVerrUSD

Read More

1er día de trabajo con los chicos del  @Chami_Rugby , conociendo la importancia de la hidratación y correcta alimenta… https://t.co/vUm79oeX5B

Read More

Busca el producto, nutriente o principio activo

Categorías de productos

NEWSLETTER S75